l proceso electoral palestino amenaza con legitimar el statu quo

First published by the Middle East Eye on 27/1/2021

Una carta del jefe de Hamas, Ismail Haniyeh, bastó para que el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmoud Abbas, promulgara este mes un esperado decreto presidencial que establece un calendario de elecciones.

Tras meses de negociaciones y reuniones entre las dos principales facciones palestinas, Al Fatah y Hamas, el 22 de mayo se celebrarán elecciones consecutivas al Consejo Legislativo Palestino (CLP), a las que seguirán las presidenciales el 31 de julio y las del Consejo Nacional Palestino (CNP) el 31 de agosto.

Hasta el momento de la carta de Haniyeh, Hamas había insistido en que las tres elecciones se celebraran simultáneamente. El cambio de postura de Hamas fue explicado por su portavoz, Hazem Qasem, quien dijo que aunque Hamas había querido elecciones simultáneas, aceptó el calendario de Abbas “en interés de la unidad”.

El interés por la unidad


Qasem continuó diciendo que había muchas cuestiones que resolver de aquí al inicio de las elecciones. Pero, sin duda, las cuestiones más importantes deberían haberse resuelto antes de acordar las elecciones.

El decreto ha sido acogido con satisfacción por muchos palestinos que han carecido de democracia desde las últimas elecciones del PLC en 2006. También ha sido acogido por la mayoría de las facciones palestinas y a nivel internacional como un medio esencial para restaurar la legitimidad de los tres órganos. Sin embargo, apenas se ha hablado de las elecciones a la PNC en los territorios ocupados y entre los financiadores de la AP en la comunidad internacional.

Una cuestión inmediata que se plantea es la forma en que se emitió el decreto, utilizando el logotipo del Estado de Palestina. Aunque la Asamblea General de la ONU reconoció a Palestina como Estado observador no miembro en 2012, ni Israel ni los principales miembros de la comunidad internacional, incluido Estados Unidos, la reconocen como Estado de pleno derecho. Suecia destaca en la UE como un país que sí lo reconoce. Pero el uso de este logotipo en el decreto plantea dudas. Sin duda, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), como representante de los palestinos reconocida internacionalmente, está por encima del “Estado” y de la AP.

La legalidad del decreto electoral también ha sido cuestionada por algunos expertos jurídicos, como Anis Fawzi Kassim. Pero una de mis principales preocupaciones es que el proceso, a través de la celebración de elecciones al PLC en primer lugar, está diseñado para aportar “legitimidad” a la AP y al statu quo creado por los Acuerdos de Oslo, en lugar de iniciar una reconstrucción de la OLP.

El argumento de que debemos aportar una nueva legitimidad a las instituciones de la AP puede parecer sólido y necesario, ya que las últimas elecciones se celebraron hace 15 años y Abbas disolvió el PLC que no funcionaba en 2018. Pero esto no debe prevalecer sobre las cuestiones más importantes a las que se enfrentan los palestinos y su causa.

El carro delante de los bueyes

Celebrar primero las elecciones al CLP es poner el carro delante de los bueyes. Las funciones de la AP, el CLP y la presidencia fueron diseñadas para operar sólo en los territorios palestinos ocupados, dejando fuera de la ecuación a millones de palestinos en las zonas de 1948, los campos de refugiados y la diáspora. Es en el Consejo Nacional Palestino (CNP) el que representa a todos los palestinos.

Según el decreto, las elecciones a la CNP, el máximo órgano de representación de la OLP, se celebrarán en último lugar. No se ha declarado el número total de escaños, pero se cree que serán 350, frente a los más de 700 actuales. De ellos, 132 serán ocupados por miembros del PLC elegidos en mayo.Mahmoud Abbas Foto: AFP

El decreto proporciona muy poca información sobre cómo se reconstruirá este órgano, excepto que se hará de acuerdo con la Ley Básica de la OLP, que establece que “los miembros del Consejo Nacional serán elegidos por el pueblo palestino mediante votación directa, de acuerdo con un sistema que será ideado para este fin por el Comité Ejecutivo”.

Esto desencadena una serie de cuestiones prácticas, entre ellas cómo votarán los palestinos de fuera de los territorios ocupados. Esto requeriría una enorme cantidad de trabajo, que es poco probable que se complete antes del 31 de agosto. Otra cuestión clave es cómo participarán los palestinos de los países árabes, especialmente Jordania.

En su decreto, Abbas pide al comité electoral que prepare las elecciones del PLC y las legislativas, pero no las del CNP. ¿Quién se encargará de esa dificilísima tarea y tiene todo lo necesario?

El fallo de las elecciones presidenciales de julio, mientras tanto, es que, aunque se trata del “presidente del Estado de Palestina”, la votación sólo está abierta a los palestinos de Cisjordania y Gaza ocupadas. Esto impide a los palestinos de la diáspora elegir al presidente de su Estado.

Proceso complejo


El decreto no menciona un presidente de la AP. En la actualidad, Abbas dirige tanto la AP como el Estado de Palestina, al tiempo que preside la OLP y Fatah. Por lo tanto, cabe suponer que si Abbas decidiera presentarse a las elecciones como presidente, mantendría todas estas funciones. ¿Pero qué pasa si otra persona gana las elecciones?

Aparte del escepticismo sobre si las elecciones se celebrarán, debido a la complejidad de los procesos necesarios y a la supuesta injerencia de Israel, al menos en el Jerusalén Este ocupado, está surgiendo un peligroso mensaje. Se ha debatido muy poco sobre las elecciones a la CNP dentro de los territorios ocupados, y se ha centrado totalmente en las elecciones al PLC. Pero las elecciones de la CNP deberían, lógicamente, ser lo primero.

La causa palestina se encuentra en una encrucijada, exacerbada por la imposición por parte del ex presidente estadounidense Donald Trump de muchos elementos del “Acuerdo del siglo” y la reciente pizarra de acuerdos de normalización con Israel. Necesitamos elegir un CNP nuevo, dinámico y representativo que considere opciones para la lucha de liberación hacia adelante.

Esto vendrá a través de la elección de un nuevo liderazgo que considere si la AP es necesaria, o si requiere una reforma en términos de su constitución y responsabilidad. El inicio de un proceso de reconstrucción lleva décadas de retraso. Hay que evitar dar legitimidad al statu quo, a la vuelta a la cooperación en materia de seguridad con Israel y a las negociaciones infructuosas con la mediación de la nueva administración del presidente estadounidense Joe Biden.

¿Las elecciones, si se celebran, pondrán fin a las divisiones que han asolado a los palestinos durante más de una década, o las exacerbarán? Si Israel desbarata las elecciones, Abbas podría decir que hizo su parte, pero que fue desbaratada por Tel Aviv – y el statu quo podría continuar durante muchos años más, con todo el daño que esto traería a la causa palestina.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente el pensamiento de la Comunidad Palestina de Chile.

Por: Kamel Hawwash, profesor de ingeniería británico-palestino con sede en la Universidad de Birmingham, además es presidente de la Campaña de Solidaridad con Palestina (PSC) y miembro fundador del Consejo de Política Palestina Británico (BPPC).

Fuente: Middle East Eye

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s